Marcelo Piloto describe a Paraguay como un paraíso para los criminales

 

El supuesto líder del Comando Vermelho, Marcelo Pinheiro Veiga, alias Marcelo Piloto, confesó que llegó a instalarse en Paraguay porque "era un paraíso para los criminales". El brasileño, quien ya fue extraditado a su país, habló en su momento con el medio New York Times.

El periodista Ernesto Londoño entrevistó a Marcelo Piloto en la Agrupación Especializada, horas antes de que el supuesto líder del Comando Vermelho asesinara en su celda a la joven Lidia Meza, como una medida desesperada para evitar su extradición al Brasil. La entrevista fue publicada en el medio estadounidense New York Times.

Durante la conversación, Marcelo Piloto describió, entre otras cosas, que al verse acorralado en el Brasil decidió instalarse en su “única opción”, el Paraguay.

“Veiga comentó que, durante la mayor parte del tiempo que pasó en este pequeño país sin salida al mar, Paraguay era un paraíso para los criminales. Los sobornos a los altos mandos de la Policía eran tan generalizados, dijo, que las tarifas de pago para los comandantes de diversos rangos básicamente estaban institucionalizadas”, señala parte de la publicación.

El integrante de la peligrosa banda criminal del Brasil confesó que a un jefe policial le pagó USD 100.000 “para sentar las reglas y generar confianza”, y desembolsaba de manera mensual USD 5.000 para el alto mando y USD 2.000 para los de menor rango.

Marcelo Piloto ya había mencionado en una conferencia de prensa, mientras todavía estaba en Pargauay, que pagaba al comisario Abel Cañete, entonces jefe policial en Alto Paraná, a cambio de ser informado sobre operativos realizados para arrestarlo.

El periódico New York Times también hace referencia a la muerte de la joven Lidia Meza (21) en manos del peligroso criminal.

Según averiguaciones del medio internacional, la joven recibió la promesa del pago de USD 200 por parte de Marcelo Piloto para que acuda hasta la sede de la Agrupación Especializada. El periódico también señala que Pinheiro Veiga conoció a la mujer a través de una página web que recluta a mujeres para la prostitución.

El periodista colombiano Ernesto Londoño señaló que su entrevista a Marcelo Piloto y los hechos que acontecieron posteriormente (asesinato de Lidia) fueron particularmente cruentos y lo dejaron más aterrado que cualquier cobertura de guerra.

Tras el crimen cometido por Marcelo Pinheiro Veiga, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, decidió expulsarlo del Paraguay. Actualmente, guarda reclusión en una de las penitenciarías de máxima seguridad del Brasil.