Interventora de CDE asegura que sí puede renovar o no contratos

 

La interventora de la Municipalidad de Ciudad del Este, Carolina Llanes, salió al paso de las acusaciones del abogado de Sandra McLeod y afirmó que sí puede renovar o no contratos de funcionarios, que no es ninguna usurpación de la función pública.

Tras la desvinculación de 93 funcionarios de la Municipalidad de Ciudad del Este, en el marco de la auditoría de la interventora Carolina Llanes, la defensa de la intendenta suspendida Sandra McLeod planteó intimarla y denunciarla por usurpación de la función pública.

De acuerdo con la Ley 137/94 que reglamenta las intervenciones, Llanes dijo que ella puede renovar o no los contratos de los funcionarios del Municipio, informó el corresponsal de Última Hora Wilson Ferreira.

“Renovar o no los contratos forma parte de la gestión administrativa del interventor, no es ninguna usurpación. Destituir funcionarios no es atribución del interventor. Y renovar o no, no es destituir", refirió la ex jueza.

Al respecto, agregó que son conceptos distintos y consideró que se está queriendo confundir, a los efectos de descalificar la tarea en la Comuna.

Bernardo Villalba, abogado de Sandra McLeod, sostuvo que Carolina Llanes solo podía dirigir a los funcionarios sobre la ejecución presupuestaria e investigar los hechos causantes de la intervención.

Villalba, el abogado Cristian Cabral y la escribana Estela Fornerón llegaron hasta la sede comunal para intimar a Llanes, a pedido de la intendenta separada del cargo.

Por otra parte, la interventora habló de denuncias recibidas sobre una caja paralela de cobranzas, conocida como Caja 9, perteneciente al área de recaudaciones de impuestos inmobiliarios, donde los cobros no eran procesados oficialmente.

Sobre ese punto, Llanes instó a que los afectados se acerquen con sus respectivos comprobantes para realizar las denuncias.


MANIPULACIÓN EN CONTRATACIONES

Carolina Llanes también informó que está en proceso la renovación de contratos de personas que no tienen objeciones ni irregularidades.

En el marco de la auditoría, jefes y directores realizaron la depuración de nóminas de funcionarios, con el que 93 quedaron desvinculados por distintos motivos: renuncia, enfermedad y, predominantemente, por ausencia.

El 31 de diciembre de 2018 vencieron los contratos de más de 1.600 trabajadores de la Municipalidad.

Tras la depuración, surgieron reclamos por la no renovación de esos contratos. 

En este sentido, aparecieron casos que fueron “manipulados”, según Llanes, quien manifestó que verificará nuevamente cada caso.

Sostuvo que muchos funcionarios reciben instrucciones de McLeod para no colaborar con la investigación y obstaculizar el sistema de recaudaciones. Hasta el momento, ya se detectaron varios casos de corrupción que coinciden con los informes de la Contraloría General de la República.

Fuente: CIM